¿Cómo te administras tu heparina?

Hoy os traemos una reflexión sobre la administración de heparina. Cuando tenemos que administrarnos una inyección subcutánea de este medicamento nos entran las dudas: ¿rápida?¿lenta? ¿con aire? ¿sin aire?¿me froto?¿no me froto?…

Como ya sabemos, es una inyección que nos causa dolor durante y después de su administración, además de equimosis (hematoma). Uno de los factores que podría influir en la aparición del dolor  y los hematomas podría ser la velocidad de inyección. Por eso hoy os traemos una revisión sistemática (con resumen en castellano) que ha sido recientemente actualizada en la Biblioteca Cochrane.

Aunque los estudios fueron imprecisos, inconsistentes e insuficientes para determinar cualquier efecto sobre el tamaño de la equimosis, sí que se encontró evidencia que respaldaba que la inyección lenta puede reducir la intensidad del dolor en el sitio de inyección 48 horas después (evidencia de baja calidad).

Más investigación es necesaria en este campo, pero parece recomendable la administración de heparina de manera lenta.

Y tú, ¿Cómo te administras tu heparina?

Accede a la revisión pinchando aquí.

Fuente original: Mohammady M, Janani L, Akbari Sari A. Administración de heparina subcutánea lenta versus rápida para la prevención de la equimosis y la intensidad del dolor en el sitio de inyección. Cochrane Database of Systematic Reviews 2017 Issue 10. Art. No.: CD008077. DOI: 10.1002/14651858.CD008077

Facebook