Preguntas frecuentes

Únete a nuestra asociación

Una de las primeras cosas que puedes hacer para obtener ayuda es unirte a nuestra asociación. Ser miembro significa recibir actualizaciones periódicas con nuestras eNews y recibir apoyo de otros miembros si lo necesitas.

Conócenos

Visita nuestra sección de testimonios para conocer más de cerca a nuestros asociados y sus experiencias personales.

Conoce los síntomas

El SAF vez afecta raramente a dos personas de la misma manera y puede afectar a casi cualquier parte del cuerpo, por lo que podría ser útil familiarizarse con todos los posibles síntomas y aprender acerca de la naturaleza impredecible de la enfermedad.

Infórmate sobre las últimas novedades.

Ya que el conocimiento médico acerca del SAF puede no ser consistente, es importante educarse lo máximo posible. En nuestra sección sobre el SAF encontrarás datos importantes incluyendo:
causasprognosisdiagnóstico y tratamiento.

El SAF es una condición autoinmune - ¿Qué significa autoinmune?

Normalmente, el sistema inmunológico protege al cuerpo contra agentes externos, como virus, bacterias o parásitos.

Sin embargo, en algunos casos el cuerpo se confunde y comienza a producir anticuerpos contra sí mismo. La palabra “auto” significa a uno mismo; el término autoinmune se utiliza para describir desórdenes donde el sistema inmune se vuelve contra sí mismo.

¿Qué son los anticuerpos antifosfolípidos?

Los anticuerpos son proteínas en la sangre que ayudan a defender el cuerpo contra los agentes externos.

Los anticuerpos antifosfolípidos (aFL) son anticuerpos dañinos que atacan las proteínas y grasas llamadas fosfolípidos en las células sanguíneas. Debido a que los fosfolípidos son atacados por los aFL, la sangre se vuelve excesivamente “pegajosa”, lo que resulta en un mayor riesgo de coagulación.

¿De dónde provienen los anticuerpos antifosfolípidos?

La respuesta sencilla es: no lo sabemos y no lo haremos hasta que se haya realizado mucha más investigación.

Las personas pueden tener anticuerpos antifosfolípidos (aFL) y no tener SAF – a menudo se presentan brevemente en pacientes con ciertos tipos de cáncer, medicamentos e infecciones, por lo que es importante realizar dos análiss con al menos seis semanas de diferencia.

¿Por qué he desarrollado SAF?

Una vez más, no estamos seguros de por qué el sistema inmunológico se vuelve hiperactivo y produce los anticuerpos antifosfolípidos (aFL), pero hay una creciente evidencia de que probablemente existe una predisposición genética que, cuando se activa por un factor externo, activa el síndrome.

Actualmente se cree que los desencadenantes pueden incluir una variedad de infecciones virales, ciertos medicamentos, inmovilidad, deshidratación, estrés, cirugía, algunas píldoras anticonceptivas orales y el embarazo.

¿El SAF afecta de forma diferente a las personas?

Sí. Algunas personas se ven más afectadas por los síntomas que otras, otras pueden tener anticuerpos antifosfolípidos (aFL), pero no desarrollan coágulos de sangre y / o tienen complicaciones durante el embarazo.

Los síntomas pueden variar de grado bajo a potencialmente fatal y las personas son definitivamente afectadas de diferentes maneras – para algunas personas APS no es debilitante, mientras que para otros puede ser una condición incapacitante.

Hasta el momento, simplemente no sabemos la razón por la que estas anomalías existen porque hay tantas investigaciones aún por realizar.

¿Cómo se diagnostica el SAF?

El SAF se diagnostica a partir de una combinación de análisis de sangre y de síntomas. Si estás mostrando síntomas, necesitas concertar una cita con su médico de cabecera y pedir que le hagan análisis de anticuerpos antifosfolípidos (aFL).

Hay tres tipos básicos de aFL:

• Anticardiolipinas (aCL)
• Anticoagulante lúpico (AL)
• Anti-beta2-glicoproteína-1 (anti-B2GP1)

Los tres análisis midel los aFLs de forma diferente, reduciendo la posibilidad de error en el diagnóstico si solo se mirara una. El AL término confuso y NO es una prueba para el lupus.

Si alguna de las pruebas es positiva, es necesario repetirlas una segunda vez, ya que hay veces que los aFL dar positivos debido por ejemplo a una gran variedad de infecciones como varicela, y ciertos medicamentos, incluyendo antibióticos y algunas pastillas para la tensión arterial . Por esta razón, las pruebas deben repetirse después de 6-12 semanas.

¿Los anticoagulantes como aspirina, heparina, rivaroxaban o warfarina afectan los resultados de los análisis?

Ni la aspirina ni el rivaroxaban afectan a ninguno de los resultados de los análisis.
Sin embargo la warfarina interfiere con los resultados del anticoagulante lúpico.

Es posible cambiar de warfarina a heparina, pero el proceso puede durar hasta diez dias. La heparina puede afectar de vez en cuando los resultados. Por lo tanto, es importante que discutirlo con un especialista antes de proceder.

¿Pueden los anticuerpos antifosfolípidos (aFL) fluctuar?

Sí, como con otros trastornos autoinmunes, los niveles de anticuerpos aFL pueden variar por causas desconocidas. Aunque los aFL pueden fluctuar, llegando a veces a ser virtualmente indetectables, una vez diagnosticado con SAF, se debe considerar que la tendrás para siempre.

¿Es el SAF contagioso?

No

¿Es el SAF hereditario?

Parece que cada día está mas claro que existe una tendencia genética que hace que que el sistema inmunológico se vuelva hiperactivo y cree anticuerpos antifosfolípidos (aFL). Esto significa que hay una mayor probabilidad de que algunas personas heredan algo de sus padres que los predispone a desarrollar SAF .

Anecdóticamente, parece existir una tendencia que muestra que la enfermerdad se transmite en ciertas familias de mujer a mujer o de hombre a hombre, pero no siempre. Además, los miembros de la familia afectados a menudo tienen otras enfermedades autoinmunes, como artritis reumatoide, lupus o enfermedades tiroideas.

Se espera que en el futuro se lleve a cabo un amplio estudio de investigación sobre esta cuestión.

¿Cómo es de común el SAF?

Esto es difícil de medir, ya que a menudo la enfermedad es insuficientemente diagnosticada y, hasta la fecha, no se han llevado a cabo estudios epidemiológicos a gran escala.

Sin embargo, la evidencia de los estudios a pequeña escala indica una estimación de alrededor del 1% de la población.

El SAF puede afectar a todos los grupos de edad, desde niños a ancianos, pero la mayoría de los pacientes tienen entre 20 y 50 años. Es más común entre las mujeres – por cada dos hombres con SAF, hay siete mujeres afectadas.

¿Tiene el SAF cura?

De momento, no hay cura para la SAF y el tratamiento actual está dirigido a prevenir la coagulación de la sangre mediante anticoagulantes. Sin embargo, hay investigaciones en marcha que están buscando suprimir o eliminar los anticuerpos.

¿Cuál es la perspectiva para los pacientes?

La perspectiva para muchos pacientes es positiva, particularmente aquellos que han sido diagnosticados temprano y tratados apropiadamente.

A pesar de ser una condición potencialmente mortal, el pronóstico general para la mayoría de los pacientes SAF es bueno y, con el tratamiento correcto y ciertos cambios en el estilo de vida, la mayoría de los pacientes pueden llevar una vida relativamente normal siempre y cuando continúen con su medicación.

Sin embargo, desafortunadamente un pequeño número de personas con SAF continúan experimentando trombos a pesar de tener un tratamiento extenso – las razones de esto todavía se desconocen.

¿Qué tipo de médico necesito visitar?

El tipo de especialista que necesitarás ver dependerá de tus síntomas (como un neurólogo que se ocupa del sistema nervioso central o un obstetra si estás embarazada), pero, por lo general, el tipo de médico que se especializa en SAF es un hematólogo o un reumatólogo.

¿Qué es INR?

INR es el acrónimo inglés del Ratio Normalizado Internacional, que mide la velocidad de la coagulación de la sangre. Las personas que toman warfarina o Sintrom miden su INR regularmente para asegurarse de que está en el rango especificado por su médico.

La prueba de INR se desarrolló de manera que fueran estándar en todo el mundo, permitiendo a las personas anticoaguladas de por vida viajar y seguir obteniendo análisis de sangre comparables dondequiera que estén.

Esto sólo es relevante bajo tratamiento con wafarina y Sintrom; si tomas otros anticoagulantes como aspirina, clopidogrel, heparina y rivaroxaban, no mecesitas medir tu INR.

¿Si tengo SAF esto significa que desarrollaré lupus?

No. Aproximadamente el 35% de las personas con lupus tienen anticuerpos antifosfolípidos, aunque no todos desarrollarán SAF. Esto no se aplica a las personas con SAF primario. La investigación hasta ahora ha demostrado que muy pocos pacientes desarrollan lupus.

Facebook